Los señores James Bond

1

La pregunta cuando se habla de las series del agente 007 es obligada: ¿qué James Bond prefieres? Todo el mundo tiene su Bond favorito y cada vez que se produce un cambio en los actores que interpretan al agente protagonista de la saga más longeva de la historia del cine, es inevitable que se forme un gran revuelo.

Que se lo digan si no al actor Damian Lewis, conocido principalmente por la serie Homeland y a quien todas las quinielas daban como favorito para sustituir a un Daniel Craig que se suponía que quería dejar la franquicia.

2

Por desgracia para Lewis, que se había mostrado encantado con la noticia, las últimas informaciones, según el diario británico Mirror, apuntan a que Craig cumplirá contrato y seguirá siendo Bond al menos hasta 2020.

Los rumores de cambio de señor Bond, el próximo estreno de Spectre (que se espera para otoño) y la exposición Diseñar 007 que conmemora los 50 años de la franquicia 007 y que visita Madrid hasta el 30 de agosto, nos han hecho acordarnos de esos actores que dejaron su huella en Bond y a los que Bond marcó también para siempre.

3

Antes de empezar a crear las 22 películas del agente 007 de la productora EON Productions, encargados de los filmes y el merchandising oficial, hubo otro James Bond. El norteamericano Barry Nelson fue el protagonista de Casino Royale (1954), una “película” para Climax! que supone la primera adaptación audiovisual de las novelas de Ian Fleming. Esta serie se emitió en la cadena CBS entre 1954 y 1958, y contó con distintos episodios que se interpretaban y retransmitían en directo, parecido al mítico programa de La 2 de TVE Estudio 1.

4

Ocho años después del James Bond de Nelson, llegó la primera producción de EON y el primer agente 007 “oficial”: Sir Sean Connery. El actor escocés protagonizó siete películas de la saga Bond y seguramente, hasta la fecha, sigue siendo el rostro que más se asocia con el famoso agente del servicio secreto británico.

Después de que se hubiera hecho Dr. No (1962), Desde Rusia con Amor (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965) y Sólo se vive dos veces (1967), llegó la comedia Casino Royale es demasiado para un solo James Bond (1967), en la que el personaje del James Bond principal (hay varios) está interpretado por David Niven. Algunos ecordarán a este icónico actor inglés por su papel de Fogg en La vuelta al mundo en 80 días (1956) o por su aparición en La Pantera Rosa (1963).

En esta versión de Casino Royale, dirigida en algunas partes por John Huston (que hace un cameo), Niven vuelve a coincidir con Peter Sellers. Esta “parodia” cuenta con un reparto de lujo entre el que también están Ursula Andress (como Vesper Lynd), Orson Wells (como Le Chiffre), William Holden, Deborah Kerr e incluso Woody Allen.

5

En 007 al servicio de su Majestad (1969), EON Productions apostó por George Lazenby. Según se cuenta, fue el Australiano el que decidió durante el rodaje que interpretaría a Bond una única vez pero lo cierto es que prácticamente nadie se acuerda de él y que su fichaje como 007 dio lugar a una expresión popular que se refiere a algo que es mejor olvidar: “It was a mistake, like casting George Lazenby as 007″ (“fue un error, como poner a George Lazenby como 007).

Connery volvió a la serie y acabó sus días como Bond con Diamonds Are Forever (1971), aunque años más tarde, cuando el agente 007 oficial era Roger Moore, volvió con Nunca digas nunca jamás (1983), un film producido de manera independiente y, por lo tanto, considerado película no oficial de la saga 007.

Si Lazenby fue un error, Moore fue todo un acierto. Para muchos, el más “canalla” de los Bond es el mejor. El actor inglés venía de interpretar a otro icono de la literatura de thriller, el ladrón que robaba a los ladrones Simon Templar, El Santo; su interpretación fue igual de natural cuando tuvo que hacer de criminal como de agente del Estado.

6

Casualidades de la vida, en los filmes en los que Moore hizo de Bond, trabajó con dos grandísimos actores que han fallecido recientemente: con Christopher Lee en El hombre de la pistola de oro (1974) y con Patrick Macnee, el jefe de Los Vengadores, en Panorama para matar (1985).

7

Sean Connery es probablemente el Bond más recordado y Roger Moore el favorito para muchos, pero según los lectores de las novelas de Ian Flemming, el James Bond que más se acerca al personaje original es Timothy Dalton.

Sin la sorna de Connery o Moore, el Bond de Dalton es el más oscuro y también uno de los más aplaudidos por los fans.

Tras hacer 007: Alta tensión (1987) y Licencia para matar (1989), se esperaba que el galés rodase una tercera película pero, por problemas legales entre los productores, el rodaje se retrasó más de 5 años y Dalton de cidió no hacer el trabajo.

Ahora este veterano vuelve a ser una especie de actor de culto gracias a su papel de Sir Malcolm en la serie Penny Dreadful, donde coincide con la que podría haber sido “Primera Dama” de James Bond, la actriz Helen McCrory que está casada con Damian Lewis, y con una chica Bond: Eva Green.

8

Pierce Brosnan se enfrentó al retro de desencasillarse como el recordado Remington Steele y se encargó de llenar el hueco que había dejado Dalton. Con el iriandés volvía la picardía al personaje de James Bond y se quedó en allí durante cuatro películas.

Sin embargo, en 2006 hubo de nuevo muchos cambios en la franquicia 007. El fichaje de Daniel Craig despertó muchos comentarios, la mayoría de ellos bastante negativos. Que si estaba demasiado musculado, que parecía un poco rudo, que no era lo suficientemente elegante y atractivo…

9

Había llegado la acción y el espectáculo a la vida de James Bond y el nuevo actor reflejaba todos esos cambios.

En Casino Royale se rompen unas cuantas tradiciones Bond; se abandona, por ejemplo, el tradicional juego de baccarat para estar más acorde con los tiempos que corren.

El cara a cara en el casino entre Bond y Le Chiffre se cambia por un juego de Texas Hold’em, una modalidad que se estaba haciendo muy popular gracias a la llegada del póquer online y que hizo que gigantes como PokerStars (que entonces no eran tan gigantes) se apresurasen a querer formar parte de la producción de la película, aunque finalmente la operación finalmente no se pudo llevar a cabo. Algo parecido pasó con el mítico Aston Martin, que seguía siendo un Aston Martin pero ahora con factura Ford, que sí pudo colaborar con la productora para que Bond tuviera una buena colección de coches.

Por el momento no se esperan más cambios en la franquicia 007, aunque parece que Craig está un poco cansado de explosiones y carreras y, como se suele decir, “cuando el río suena, agua lleva”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s