CRÍTICA: Un plan perfecto. Amigos con hijos (2011)

Un-plan-perfecto-Amigos-con-hijos

2 estrellas

Título original: ‘Friends with kids’. Año: 2011. Duración: 107 min.País: Estados Unidos. Director: Jennifer Westfeldt. Guión: Jennifer Westfeldt. Fotografía: William Rexer. Música: Marcelo Zarvos. Reparto: Jennifer Westfeldt, Adam Scott, Megan Fox, Kristen Wiig, Jon Hamm, Maya Rudolph, Chris O’Dowd, Edward Burns, Samantha Bee. Productora: Locomotive / Points West Pictures / Red Granite Pictures. Género: Comedia. Estreno (España): 11/07/2014.

Cuando todos sus amigos se encuentran casados y con hijos, Jason y Julie, amigos desde la universidad, deciden tener un hijo en común pero sin ser pareja. De esta forma, y para evitar los problemas de sus amigos, pretenderán crear una familia sin las complicaciones que una relación sentimental pueden suponer.

Típica comedieta romántica americana sobre las relaciones sentimentales, el sexo y la amistad y la familia sin mucha valía. La película trata de hacer una mezcolanza entre los estilos del neoyorkino Woody Allen y el humor de trazo grueso de Judd Apatow. Pero no sale airosa en ninguna de las direcciones.

amigos con hijos

‘Un plan perfecto’ plantea la historia mil veces vista de la pareja de amigos de la universidad destinados a estar juntos, hijo incluido sin necesidad de establecer vínculos románticos. Aunque podría plantear cuestiones interesantes sobre cómo los hijos y la familia cambian las amistades o la posibilidad de crear una familia alejada de los cánones sociales, ‘Un plan perfecto’ acaba apostando por la solución más conservadora y tradicional, incluso con un tufillo indudablemente machista.

Lo que empieza como una declaración de intenciones en contra de la familia y las relaciones tradicionales, acaba siendo una mera excusa para poder mantener relaciones sexuales con cuantas él quiera. Ella no, por supuesto, pues acabará irremediablemente enamorada del padre de su hijo. Todo ello antepuesto sobre las necesidades del niño, faltaría más.

Más allá de su falta de originalidad, ‘Un plan perfecto’ carece de diálogos ingeniosos y personajes carismáticos. La mayoría de sus protagonistas son un atajo de personas desagradables llenos actitudes y comportamientos egoístas y egocéntricos que nadie querría tener como amigos ni como meros conocidos.

La única interpretación plausible es la de Jennifer Westfeldt. Lo cual también resulta lógico pues es la propia Westfeldt quien dirige y escribe el filme. El resto, incluido un soso y antipático Adam Scott no pasan de la mera caricatura. Aunque cabe destacar alguna salida cómica afortunada protagonizada por Chris O’Dowd, o la catarsis ebria de Jon Hamm, el único que pone algo de cordura y raciocinio a semejante cúmulo de malas ideas.

un plan perfecto

Resulta una lástima, pues su reparto está lleno de caras conocidas, sobre todo del mundo de la televisión, como son los mencionados O’Dowd y Hamm, así como una desaprovechadísima Kristen Wiig (apenas dice cuatro frases en todo el filme) o un episódico Edward Burns. Se cuentan hasta cuatro actores de la película ‘La boda de mi mejor amiga’, mucho más recomendable. Mención aparte para Megan Fox, quien exclusivamente se dedica a lucir palmito y a ser objeto de deseo de ellos, con múltiples y repetitivas alusiones a sus pechos y figura.

‘Un plan perfecto’ es una película fallida como comedia, pues es incapaz de generar ninguna situación humorística destacable ni siquiera un tono amable. También falla como romance al carecer de fuerza emocional y resultar previsible hasta decir “basta”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s