Detrás de ‘Alien, el octavo pasajero’: Anécdotas de la preproducción


Hay películas que nacen en circunstancias muy particulares como es el caso de ‘Alien, el octavo pasajero‘, que conoció de una serie de condiciones apremiantes.

En este y posteriores post iremos contando toda una serie de anécdotas y curiosidades que envolvieron la producción de esta indiscutible obra maestra del cine de terror y ciencia ficción.
 

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES DE ALIEN
 
Dan O’Bannon, guionista de la película, se encontraba en el sofá del salón de su amigo Ronald Shusett una vez concluída su estancia de seis meses en Francia. Estando allí sentado, contratado por el propio Alejandro Jodorowsky, Dan se disponían a hacerse cargo de los efectos especiales de ‘Dune‘, la adaptación cinematográfica de la novela de Frank Herbert. A falta de financiación, ‘Dune’ no pasaría de la fase de proyecto. Sin blanca, deprimido y casi desesperado, Dan O’Bannon, a punto de volver a Los Ángeles con el coche que se negaba a arrancar y sus cosas amontonadas en un guardamuebles, solo atisbaba una perspectiva: escribir guiones y encontrarles productor.
 
Dan O’Bannon

Ron y yo habíamos rescatado de entre un montón de papeles una idea que a mí me encantaba“, cuenta Dan. “Se trataba de ‘Memory‘, un guión inacabado cuyo argumento cubría en esencia la primera parte de ‘Alien, el octavo pasajero’ tal y como se presenta hoy. Sin embargo, le confesé a Ron que en realidad no sabía cómo prolongar la historia. Él entonces se acordó de otra de mis ideas para esta película: unos gremlins que atacaban a la tripulación de un bombardero B-17 durante la Segunda Guerra Mundial. Ron me sugirió retomar la estructura de la historia y trasladarlo todo a la nave espacial de ‘Memory’“. Este proyecto más tarde se titularía ‘Star Beast‘ y, a continuación ‘Alien, el octavo pasajero’.

Hans Ruedi Giger

Su idea se iba perfilando aún más cuando Dan O’Bannon recordó los cuadros de uno de sus cómplices en ‘Dune’, el pintor suizo Ruedi Giger. “Sus lienzos me habían impresionado. Creo que he terminado por escribir un guión sobre una de las criaturas que aparecía en ellos“, admite Dan.

 
 
 
SAM PECKINPAH COMO OPCIÓN
 
Con el guión de ‘Alien, el octavo pasajero’ (‘Star Beast’ por aquel entonces) bajo el brazo, Dan O’Bannon y Ronald Shusett emprendieron la búsqueda de un productor.
Walter Hill

Se presentaba como una carrera de obstáculos inevitable. Sin embargo, contra todo pronóstico, las cosas discurrieron mucho mejor de lo previsto. “Ya incluso nos hacía sospechar“, señala el guionista del proyecto frustrado de ‘Dune’. “Estábamos tan acostumbrados a ver fracasar proyectos que desconfiamos del interés que habíamos suscitado“. En parte suspicaces y en parte sorprendidos, ambos guionistas dejaron de buscar al encontrar a una empresa modesta pero creíble: Brandywine, formada por el productor Gordon Carroll junto con otros dos guionistas y directores, David Giler y Walter Hill.

Mientras que Gordon Carroll contemplaba seriamente confiar la dirección de ‘Star Beast’ a Sam Peckinpah (puesto al que aspiraba Dan O’Bannon), David Giler y Walter Hill se adueñaron del guión para, según ellos, darle todas las posibilidades a la hora de presentárselo a quienes habrían de tomar la decisión de producirlo o no en un estudio.
 
Boceto de Giger
 
 
Era necesario“, admite David Giler. “De haberse rodado tal cual, ‘Alien, el octavo pasajero’ no habría sido más que un filme de serie B como los de Roger Corman, o una especie de remake de ‘El terror del más allá“. Porque ya en 1958, en ‘El terror del más allá’ un fiero extraterrestre masacra a la tripulación de una nave espacial. “Para ser franco, el primer guión era un horror, un trabajo de aficionados, por lo que Walter y yo lo retomamos todo desde cero. Añadimos personajes como el de Ash, el androide y el gato; modificamos otros personajes, así por ejemplo, convertimos a Ripley en mujer“. Y sustituyeron a los cadetes del espacio, recién diplomados por alguna academia militar, por proletarios ansiosos por regresar a sus casas. Y diferenciaron al máximo el ordenador de a bordo, Madre, del modelo HAL 2000 de ‘2001: Una odisea en el espacio’. El tándem introdujo decenas de cambios, eso sí, sin tocar lo más mínimo la impecable estructura del relato. Como resultado de todo ello, el proyecto obtuvo la adhesión total por parte de la Twentieth Century Fox, que en un principio había rechazado el guión por juzgarlo “excesivamente sangriento“. La película, presupuestada inicialmente en cuatro millones de dólares, solo le costó finalmente nueve millones al estudio, gracias al reciente éxito comercial de ‘La guerra de las galaxias’, que les había tranquilizado al poner de manifiesto el potencial de la ciencia ficción.
 
 
En cambio, a Dan O’Bannon se lo llevaban los demonios al ver que habían “retocado” su guión sin pedirle a opinión. Cuando le informaron de que David Giler y Walter Hill figuraban en los títulos de crédito como guionistas, dejándoles relegados a un segundo plano a él y a Ronald Shusett, Dan acudió al Sindicato de Guionistas, cuyo dictamen les restableció sus derechos.
 
 
EN LAS BUENAS MANOS DE RIDLEY SCOTT
 

Con el guión de ‘Alien, el octavo pasajero’ prácticamente listo, quedaba aún por contratar el director. Walter Hill, a quien le habían conferido ya ese cargo, había tirado la toalla y en vez continuar con los preparativos, prefirió responder a la invitación de la Fox para rodar la nueva película policíaca ‘Driver’ con Ryan O’Neal e Isabelle Adjani. ¿Quién podría, pues sustituirle?
 
Todos los directores con quienes se pusieron en contacto resultaron estar comprometidos en otras películas. Steven Spielberg preparaba ‘1941’. Brian De Palma se dedicaba en cuerpo y alma al rodaje de ‘La furia’. En cuanto a Tobe Hooper, que acababa de dirigir ‘La matanza de Texas’, estaba muy solicitado y declinó la oferta.
 
El responsable de producción de Fox para Europa, Sandy Lieberson, les sugirió a Ridley Scott, un realizador publicitario convertido en cineasta con ‘Los duelistas‘ dos años antes, obra que recibió muy buena crítica y que no en balde llevaba la impronta de un cineasta de valor.
 
Storyboard de Ridley Scott
Pese a distar mucho de las guerras napoleónicas que servían de telón de fondo a ‘Los duelistas’, ‘Alien, el octavo pasajero’ captó de inmediato la atención de Ridley Scott. “Aunque la ciencia ficción no me apasionaba, el guión de ‘Alien, el octavo pasajero’ me cautivó (…) No obstante, no pude aceptar en un principio la proposición de Sandy Lieberson puesto que estaba inmerso en mi adaptación de la leyenda de Tristán e Isolda. Ahora bien, al quedar Tristán e Isolda en suspenso, me encontré con un largo período de tiempo libre por delante. Así pues, llamé a Sandy para anunciarle que ya estaba disponible“. Y así fue cómo el director pasó a implicarse de lleno en el proyecto, conservando ciertas ideas (como la propuesta de Dan O’Bannon de confiar ciertos decorados y la concepción del monstruo al pintor suizo Giger) y eliminando otras (como la escena de amor prevista entre la navegante Ripley y Dallas, el capitán de la nave).
 
 
 
UN DESPOJO CARÍSIMO
 
Gracias a la contribución de una parte del antiguo equipo de ‘Dune’ que volvió a reunirse para la ocación (Moebius para el vestuario y varios decorados, el diseñador Chris Foss para el aspecto exterior de la nave espacial, Giger…) y enriqueciéndose con nuevas incorporaciones (como la del satírico diseñador Ron Cobb para el interior de la nave), Ridley Scott se impuso tanto y tan bien que se apropió del proyecto, confiriéndole un estilo y una concepción muy “terrenales” a esta obra de ciencia ficción que él enmarca en un entorno de realidad tangible.
 
Puede que me haya atascado un poco en medio de un rodaje sumamente duro, pero en general he conseguido lo que quería” afirma con orgullo el director, consciente de que la película se apoya en gran medida en el éxito de los efectos especiales y en la credibilidad de una criatura que, sin embargo, se oculta astutamente para sorprender, preservar el misterio y disimular sus defectos.
 


Una vez madurado el papel de esta criatura extraterrestre, Ridley Scott se lo asignó a Bolaji Badalejo en lugar del actor previsto inicialmente, Peter Mayhew (Chewbacca en ‘La guerra de las galaxias’).

 
La función de este gigante de 2,18 metros sería la de llevar puesta una panoplia de 15 piezas, valorada en 250.000 dólares estadounidenses. Una responsabilidad de mucho peso, en todos los sentidos.
 
 
MERYL STREEP RECHAZA EL PAPEL
 
Con el respaldo de Brandywine, Ridley Scott tomó enseguida la iniciativa de no contratar a ninguna estrella para el reparto. Sin embargo, para los ejecutivos del estudio no era cuestión de aceptar sin rechistar a la desconocida Sigourney Weaver después de que Meryl Streep rechazara con desdén el guión de ‘Alien, el octavo pasajero’ con el pretexto de que se trataba de una “mera” película de terror.
Para convencer a la Twentieth Century Fox de la pertinencia de contar con la gran Sigourney Weaver para el papel de Ellen Ripley, el director le pidió a la actriz que se prestara a realizar la prueba. “No me motivaba gran cosa participar en un proyecto de ciencia ficción, pero el personaje de Ripley me sedujo“, confiesa la actriz. “A pesar de tener mis reservas, me fui a Londres a rodar la prueba. Me vistieron con ropa del ejército americano. No me tuvieron mucho tiempo en manos de peluqueros y maquilladores. Nadie quería convertir a Ripley en una especie de Jackie Onassis del espacio. Todos los protagonistas debían parecer piratas con aspecto desaliñado“. Aunque cobró la modesta suma de 33.000 dólares americanos por su interpretación, Sigourney Weaver obtendría un beneficio netamente superior gracias al éxito mundial de la película.
 
En adelante, su intimidante estatura de 1,80 dejaría de suponer una traba su carrera. Asimismo para Ridley Scott también supondría el lanzamiento de su carrera. El director, que durante años se negó sistemáticamente a rodar una continuación de la saga, retomaría el argumento en 2012 con ‘Prometheus‘.

7 Respuestas a “Detrás de ‘Alien, el octavo pasajero’: Anécdotas de la preproducción

  1. Pingback: CRÍTICA: ‘Blade Runner’ (1982) | LA VOZ EN OFF·

  2. Pingback: Las 100 mejores películas de ciencia ficción según los lectores | LA VOZ EN OFF·

  3. Pingback: Las mejores películas de ciencia ficción según los cinéfilos | LA VOZ EN OFF·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s