Frankenweenie


Victor Frankenstein es un niño solitario que vive en su mundo, rodando películas junto a su mejor amigo, su perro Sparky. Cuando Sparky es atropellado por un coche, Victor recurrirá a la ciencia para resucitar a su querido perro. Pero lo que no sabe es que jugar con la vida y la muerte acarrea terroríficas consecuencias.


Rodada con la técnica del stop-motion, ‘Frankenweenie’ es la adaptación al largometraje de uno de los primeros trabajos de Tim Burton. Un cortometraje homónimo rodado en 1984 cuyo estreno fue finalmente desechado por Disney por considerarlo demasiado oscuro para los niños.

Es inevitable pensar que detrás de ese niño aislado se esconde el propio Tim Burton, rechazado en su momento por su condición de “raro”. ‘Frankenweenie’ es un relato sincero, dedicado a esa juventud extraña e incomprendida.

La película es también un continuo homenaje a las cintas de terror que influenciaron al director. Podemos ver desde ‘El monstruo de Frankenstein’, hasta ‘La momia, ‘El hombre lobo’ e incluso imágenes de la película ‘Drácula’. Si hasta tiene su propio Vincent Price con la voz del genial Martin Landau.

No obstante ‘Frankenweenie’ no termina de funcionar. Se percibe un cierto agotamiento en la inventiva de su autor, poblando la pantalla de personajes “rarillos” sin llegar a profundizar en ellos. Ni siquiera el propio Victor resulta encantador, sino soso y sin vida. La relación con su perro Sparky tampoco encandila más allá del inevitable momento dramático de su muerte.

‘Frankenweenie’ es muy disfrutable a nivel visual, pero tampoco alcanza la belleza y la poesía que destilaban las anteriores ‘Pesadilla antes de Navidad’ o ‘La novia cadáver’.

Lo más destable de la película es la genial banda sonora de Danny Elfman, preciosa, tierna y muy emotiva. Pero incluso este aspecto ha sido recortado al restar musicalidad a la película, al contrario que en las anteriores películas ya mencionadas.

‘Frankenweenie’ alterna momentos de ingenio con otros profundamente vacíos. Tras un prometedor comienzo, la película va perdiendo interés hasta llegar a aburrir. Ni siquiera el clímax final, con algún que otro momento memorable, eleva el nivel del conjunto.

A la película le falta humor, atrevimiento y, en fin, magia. ‘Frankenweenie’ es demasiado rutinaria para un director cuyos trabajos en el cine de animación siempre habían dado lugar a preciosas y poéticas maravillas visuales.

Es una lástima, porque el material podría haber supuesto el retorno de un cineasta cuya personalidad se estaba perdiendo en trabajos menores (‘Alicia en el país de las maravillas’, ‘Sombras Tenebrosas’). Larga y decepcionante.



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s